Noticias

Top 5: lo mejor de Ricardo Darín

Top 5: lo mejor de Ricardo Darín

Cuando Relatos salvajes estuvo nominada al Oscar, en Twitter se hicieron chistes que orbitaban alrededor de que «en Hollywood van a creer que el único actor que tenemos es Darín». Una exageración, por supuesto, pero relacionada con el hecho de que la anterior película argentina en estar nominada -y además ganar el Oscar- también lo tenía a Darín como protagonista. Darín es hoy en día uno de los pocos sinónimos de éxito como actor en el cine argentina, uno de los integrantes del no muy grande star system local. Lo curioso es que adquirió este estatuto de súper estrella y súper actor cinematográfico argentino en en siglo XXI, con más de 40 años. Esta semana revaloriza sus credenciales en Kóblic, en la que actúa junto a Oscar Martínez -que también estaba en Relatos salvajes y este año -pronosticamos- subirá aún más su propio perfil de estrella.

Tal vez la película fundamental, la crucial para el despegue definitivo de Darín en el cine, haya sido la inesperada y en ese entonces milagrosa Nueve reinas. La ópera prima de Fabián Bielinsky fue consagratoria para el director y reveló en Darín una oscuridad que nunca había estado en esta dimensión en sus personajes. La película fue un hito para el cine argentino y para su carrera.

Y Darín, que compartía protagonismo en esta película con Gastón Pauls -este era en realidad el personaje focal, el del punto de vista principal-, en la siguiente, y lamentablemente última película de Bielinsky, sería el protagonista: El aura. Y Darín subía la apuesta actoral. No sólo había oscuridad en su personaje, había una introspección inusual, una violencia latente que hasta daba miedo. Su taxidermista era un personaje inestable, inasible, impredecible.

Y a pesar de estar dedicados solamente al Darín del siglo XXI, vamos a dejar afuera éxitos como Truman o la propia Relatos salvajes, entre otras. El trabajo en conjunto Darín-Campanella empezó con una película que a fines del siglo pasado prometía a un Darín renovado, una estrella en modo clásico. Fue El mismo amor, la misma lluvia. Luego hubo más de esta sociedad entre actor y director, que llegaría al Oscar con El secreto de sus ojos:

La discoteca del amor de Adolfo Aristarain (1980) es una película muchas veces considerada un mero vehículo para canciones de moda pero es mucho más que eso, es un policial negro narrado con prestancia por Aristarain, y nos ofrece a Darín dos décadas antes de convertirse en este Darín del siglo XXI, al que estamos dedicados. Y cerramos esta lista con la mejor de las dos películas que hizo Darín con Pablo Trapero como director: Carancho.

Por Javier Porta Fouz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribinos las 24 horas