Noticias

Las Pelotas brinda con su espíritu

Las Pelotas brinda con su espíritu

Las Pelotas – Brindando por nada

Sony Music/Tocka Discos, 4 estrellas

«Todo el tiempo se moverá/Nuestra vida es como un río/No es posible que sea igual/No hay razón para temerle», canta Germán Daffunchio al comienzo de Brindando por nada, una estrofa que funciona como clave para desarmar la caja de un título pesimista. La canción se llama «Algún día será mejor» y parece el comienzo de un tema de Coldplay, pero la melodía descansa en guitarras bien marcadas por círculos climáticos, y el tono de esperanza tiene la duda como ancla feroz para un tiempo oscuro («Esquivando la realidad/Cuántas veces vivir lo mismo»). Por este tobogán de sensaciones, la búsqueda de la belleza es el norte y no por ello Las Pelotas pierden crudeza, tensión y rabia. El disco retoma la convicción evolutiva que inició Cerca de las nubes (2012). Sin renunciar a un pasado plagado de himnos rockeros, la banda sigue enfocada en las canciones de guitarras dotadas de orquestación electrónica. Pero en este caso toda encaja mejor: los temas brillan en melodías flotantes («Víctimas del cielo», «Nada es real») empujadas por los arreglos de Sebastián Schachtel y la solvencia de una formación de veteranos que no necesitan exhibir sus medallas. Nunca la voz de Daffunchio sonó tan clara y cercana como en este disco: es un cantante de pop elegante en la bellísima «Era», o un vocero metálico para atacar desde «El amor hace falta». Modos dinámicos que la banda también experimenta trabajando los extremos del clasicismo de «Dime», algo así como una cruza entre Pappo’s Blues y King Crimson, o el beat bailable de «Hasta el fondo del río», con su letra festiva para desconfiar de la clase política: «Siempre lo supimos/Ellos son los mismos/Llegan hasta ti/Aunque no quieras siempre estarán ahí», canta Daffunchio con una sonrisa.

Ahora que las canciones deambulan en infinitas playlists y son archivos a merced de las múltiples plataformas, conmueve la resistencia de algunos artistas por preservar el estado de la obra completa: un disco se escucha de principio a fin y la ubicación de cada tema responde a una idea de autor tan válida como el orden de los capítulos de una novela. Si olvidamos eso también nos estamos olvidando un poco del rock. Brindando por nada recupera esa práctica en extinción a través de la prepotencia del trabajo y la inspiración, porque no hay otro modo de apreciar el nuevo álbum de Las Pelotas que de un modo continuo. Son 38 minutos de atención; una eternidad, es cierto, pero con la evidencia de que el viaje mejora con la repetición.

El paisaje es el marco. Desde la tapa aparecen algunas pistas: Catalina Dafuncchio traduce lo que su padre pone en canciones: un dibujo nocturno azulado en donde las estrellas iluminan espejos de agua que se confunden con las rocas al pie de las sierras cordobesas, ahí donde Luca Prodan comenzó todo junto a Germán y Alejandro Sokol. Ambos heredaron el oficio frugal de crear canciones colgados en el horizonte infinito. Esa mística suena en palabras en «Como una estrella»: «Estarás cerca de mí como una estrella», dice la letra mientras la canción toma dimensiones de himno que remiten al «Heroes» de Bowie, y también a «Bombachitas rosas», incluido en el disco debut de Las Pelotas. La respuesta aparece en el estribillo: «Volveremos a vernos de nuevo, por vos seré mejor.».

Por Oscar Jalil

productor

mayo 1st, 2016

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribinos las 24 horas